sábado, 6 de julio de 2013

Asesinando canciones

A la mayoría de las mujeres nos gusta cantar las canciones a grito herido, pero muchas veces terminamos cantando lo que nos parece y no lo que realmente dice la canción, razón por la cual la letra termina siendo incoherente y hasta ridícula, pero aún así nos sigue gustando ese tema (y lo continuamos cantando como se nos ocurra).

Debo confesar que soy una asesina de canciones y no una normalita, soy una asesina en serie; así que si usted es de las personas que cantan perfecto y odian a aquellas que les cambien la letra a su canción favorita, le recomiendo no hacerse al lado mío en un karaoke, pero si lo que quiere es pasar un buen rato y reírse en lugar de cantar, un puesto al lado mío es el más indicado.

Empecemos con una canción de la que fue una de mis artistas favoritas en los 90: Paulina
Paulina Rubio 1990
Rubio y su famosa canción Mío.


"No es ningún juego de niños, es algo MUY SOY" (o sea: no es ningún juego de niños estar como estoy). Realmente nunca le encontré sentido a que algo sea 'muy soy', pero yo canto lo que entiendo, y si así canta Paulina, yo le creo y punto.

Mi coro, muy hogareño, dice: “Miiiiioooo ni te le acerques es mío, CON UN TRAPERO mío mío mío (traducción: con otra pero mío). Así que ya sabrán que mi imitación de Paulina Rubio siempre iba con trapeador en mano para hacer el mejor performance del mundo. Además, tiene lógica espantar con un trapero a la bruja esa que se quiere robar al macho de uno.

"Soy una leona en el suelo dispuesta a luchaaaaarr, con tal de defender lo que quiero, morir o matar...". Sí, ya sé, es EN CELO, porque es obvio que las leonas siempre están en el suelo listas para matar. Pero en mi defensa en el video ella está en el suelo justo en esta parte, qué esperaban entonces que yo pensara a mi corta… estatura.

Les cuento (ya sonrojada) que esta no es la única canción que he cantado mal y, peor aún, no es la única que aún canto como se me ocurra. Hay otras tantas como Pies Descalzos, de Shakira.

En la primera estrofa digo:

“Perteneciste a una raza antigua
Shakira 1996

de pies descalzos y de sueños blancos
Fuiste polvo polvo eres piensa
que el hierro siempre al calor es BLANCO.

Para ser sincera, nunca he visto el hierro cuando lo ponen al calor, así que no podría saber si se torna de color blanco o se pone blando, como realmente dice la letra. Y como dice el dicho “hay que ver para creer”, así que yo debo verlo con mis propios ojos para saber qué es lo que realmente le pasa al hierro en el fuego.

El asesinato continúa 

Una canción hermosa que no debería haber sido asesinada por mí es Bendita tu luz, de Maná y Juan Luis Guerra, pero ante una asesina implacable no hay inocente que valga, así que ahí les va mi errorcito.

“Bendito el reloj que nos puso JUNTO A LA I, bendita sea tu presencia”. Yo no sé por qué un reloj lo va a mandar a uno a pararse junto a la tercera vocal del abecedario para encontrarse con el amor de su vida, pero si por ello es bendito, me alegra. Eso sí, la letra real bendice al reloj que nos puso puntual ahí, que a decir verdad tiene un poco más de lógica.

Una clásica de las clásicas es Leidy Leidy. Sí, esa que se pinta los ojos de azul aunque hace mil años que dejó atrás su juventud.

La segunda estrofa, esa que le describe su pinta, dice: Chúpamela gris, 
su traje de almidón,
 perfume de jazmín, botines de charol”.

Una amiga alguna vez me corrigió y me dijo que era su ‘pashmina’ gris, pero buscando la letra original, lo que al parecer lleva puesto Leidy Leidy es un pañuelo (o pañuelo) gris que combina muy bien con su traje de almidón, así como está vestida la cantante de la foto. 
Grupo Bravo 1984

Con el siguiente cantante la cosa era más difícil de saber qué era lo que quería decir, pues para muchos, este ‘poeta’ romanticón dice cosas tan incoherentes que uno no sabe si en la canción halaga a su querida o lo que realmente hace es insultarla con las primeras seis letras de cierta palabra.

Sí, es nada más y nada menos que Ricardo Arjona, y la canción que yo le ayudé a mejorar se llama Me enseñaste.

"Me enseñaste a no fumar SIN CIGARRILO"Qué gran maga fue esa mujer que le enseñó a este guatemalteco a mantener un vicio sin la herramienta oficial. Bueno, eso pensaba yo hasta que escuché con detenimiento la letra y supe que lo que aprendió fue a fumar sin desayuno. 

Pero tranquilos, que para no cometer más errores preferí dejar de escuchar a Arjona y dejar que otros asesinaran sus canciones. 

La lista de canciones que han fallecido en mi garganta es larga, pero prefiero no aburrirlos o preocuparlos, así que hasta aquí llegamos por ahora. 


¿El árbol de mi cabeza?
Eso sí, quiero que sepan que no soy la única que comete este tipo de errores al cantar, pero creo que soy de las pocas personas que lo reconocen en público. Para ayudarles a confesar sus pecados les dejo dos perlas que he escuchado entre mis amigos (y les advierto que estas sí las canté muy bien), a ver si son tan guapitos de revelar los nombres de quienes han cantado cosas como: “Le falta OLOR A SANDÍA para seguirnos queriendo”… O una de aterciopelados que dice “el ÁRBOL de mi cabeza sólo con fotos tuyas se llena”...

Así que no me juzguen por asesinar algunas canciones, mejor compartan en este espacio las que ustedes cantan mal, y así ya no seré el hazmerreír de ustedes, ya será el turno para yo reírme de cada uno.
Publicar un comentario